jueves, 5 de junio de 2014

El arruí en la punta de la mira

Hace unos días la responsable de medio ambiente de la Comunidad de Murcia anunciaba que se había establecido un protocolo de actuaciones para alcanzar un nuevo modelo de gestión del arruí. Esta bonita fórmula esconde, en realidad, un auténtico plano de erradicación del arruí, ya que lo que se pretende es reducir a 300 individuos su población en la Reserva Nacional de Caza de Sierra Espuña y eliminarlo por completo del resto de la provincia. El plazo establecido para lograr este objetivo es de 24 meses. Sabiendo que hay, tan solo en la reserva de caza, unos 2000 individuos, está claro que esa campaña promete ser particularmente sangrienta. El origen de esta medida está clara, ya que los agricultores de la región llevan algún tiempo reclamando su erradicación. Para explicar esta decisión, la Dirección General de Medio Ambiente de Murcia insiste particularmente en el hecho de que se trata de una especie exótica pero el mensaje, la verdad, suena un poco a justificación tardía. Se trata, me parece a mí, de una decisión puramente política que se está intentando maquillar con argumentos pseudo-ecológicos. Intentaré, en este artículo, explicar porqué esta medida me parece una auténtica barbaridad.



Lo primero que hay que dejar claro es que, efectivamente, se trata de una especie exótica. Ahora bien, ¿ qué significa "exótico" ? Todo depende de cómo se miran las cosas. Desde un punto de vista simplista y reduccionista es exótica cualquier especie importada de otro país. Pero si bien las fronteras están claramente establecidas y marcadas por inamovibles accidentes geográficos, no cabe decir lo mismo del clima, de la flora y de la fauna, en constante mutación. Una ojeadita al pasado puede ser útil y cabe aquí preguntarse si echando la vista atrás cambia nuestra percepción del asunto. Dicho de otro modo: ¿ estuvo presente el arruí en nuestro país en el pasado ? Sí y no, estaría tentado en decir, puesto que se han encontrado restos fósiles de una especie muy similar (Ammotragus europaeus) en el yacimiento de Venta Micena (Orce), en la provincia de Granada, datados de hace un millón y medio de años. Restos de esa especie se ha encontrado también en Francia y probablemente no difiere mucho del arruí, si es que no se trata de la misma especie. Por otro lado, hay que tener en cuenta que el arruí, en el norte de África, también vive en zonas de clima claramente mediterráneo. ¿ Exótico, pues ? Lo que está claro es que está perfectamente adaptado a vivir en nuestro país.

Desde que se introdujo el arruí en Sierra Espuña, su población no ha dejado de crecer y de ganar terreno en el SE de la Península Ibérica. Que lo haga, como acabamos de ver, no es ninguna sorpresa y difícilmente se entiende que de repente sean necesarias medidas tan drásticas. No se puede negar que la población de arruis haya aumentado. Que lo haya hecho tan rápidamente, en cualquier caso, se debe a varios factores: 1) hasta ahora era una especie muy “protegida” por la administración, ya que la venta de trofeos resultaba muy rentable para la comunidad de Murcia 2) el arruí no sufría de la competencia de ninguna otra especie de ungulado. 3) El arrui no tiene, en esta región, ningún enemigo (depredador) que mantenga a raya sus poblaciones. La solución escogida para atajar el “problema” (que oficialmente no lo era hasta hace poco tiempo) es la de siempre: la caza. ¿ Realmente es éste un modelo de gestión del medio ambiente digno del siglo XXI ? ¿ No parece más razonable buscar una solución a largo plazo que pase por restaurar los equilibrios naturales ? ¿ Tiene algún sentido que al mismo tiempo que se regulan las populaciones de ungulados a escopetazo limpio, se permitan cazar los lobos en otras regiones ?



Examinando los argumentos que se suelen esgrimir en contra del arruí, dos casi siempre suelen aparecer: transmite enfermedades y compite con las especies indígenas. Argumentos simplistas que recuerdan los que se esgrimen en todo el mundo contra los inmigrantes. La aparición de un arruí muerto a consecuencia de alguna enfermedad se convierte rápidamente en noticia. ¿ Significa eso que los demás ungulados no sufren de esas mismas enfermedades ? Claramente no. Pero resulta tan tentador señalar con el dedo al que molesta… En cuanto a la competición con las demás especies, está claro que siendo herbívoros compiten con los demás herbívoros. ¿ Supone eso un problema ? ¿ Va el arruí suponer un peligro para la cabra montesa, que prolifera en alguna sierras ? Lo primero que me pregunto al reflexionar acerca de este tema es si las exigencias ecológicas de esas especies son similares y la conclusión a la que llego leyendo las descripciones de las distintas especies es que son algo diferentes. El arruí es una especie adaptada a climas más áridos que la cabra montesa. Los ecologista murcianos querrían eliminar al arrui para favorecer el ”regreso” de la cabra montesa y del ciervo pero… ¿ realmente se dan las condiciones para su regreso ? ¿ No está mejor adaptado el arrui a las condiciones climáticas del SE de la Península ? Imaginemos ahora que las temperaturas sigan subiendo. ¿ Cuál es el ungulado mejor adaptado a las condiciones climáticas futuras ? Puede que erradicando al arruí estemos tomando una decisión contraproducente a más largo plazo...



Fotografía: Property#1 / Licencia: Algunos derechos reservados

Dibujo: Universitat de València

2 comentarios:

  1. Y mucho menos sentido tiene aún, si cabe, deteniéndonos a pensar cuál ha sido (y es), entonces, la brutal competencia de decenas y decenas de miles de cabezas de ganado, tanto ovino, como caprino y vacuno, con las que han tenido que lidiar las autóctonas, y sin embargo, son capaces de coexistir en nuestro país.
    Como poder, pues claro que se puede favorecer el regreso del ciervo, la cabra montés y el corzo, y mantener al arruí, seguro.

    Yurakuna, ¡no sabía que tenías este blog!, ¿o es un cambio de formato del anterior?, voy a echarle un buen vistazo.
    ¡Un saludo!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Pues sí, se trata de un cambio de formato del que ya tenía. En realidad el que tenía era una página que yo mismo había montado pero no era muy práctica. Así que me di de alta en el blogger y me creé este blog. De momento está sin personalizar y faltan añadir los enlaces y las etiquetas, cosa que haré cuando entienda algo mejor el funcionamiento de estos blogs... Un saludo. Adrián.

      Eliminar